viernes, 4 de enero de 2013

Peletería

 
* Al final de la página te ofrecemos un listado de modistos que utilizan pieles y otro de los que no lo hacen

Las Cifras:

Detrás de la fabricación de un abrigo de piel se esconden cifras escandalosas e innecesarias. "Cada año 20 millones de animales son capturados con trampas y 40 millones son criados en granjas para un lujo innecesario", según asegura ADDA, una asociación dedicada a la defensa y protección de los animales. Además, "para hacer un sólo abrigo de un animal en concreto, se sacrifican unos 60 visones, 20 zorros, 8 lobos, 20 nutrias, 200 chinchillas, 20 linces, 8 perros, 30 gatos, además de muchos otros que caen en las trampas y no se utilizan, como ovejas, aves, gatos, perros...", según datos publicados por la Asociación de Defensa del Animal.

 

La Realidad:

Animales libres y salvajes, como el visón, que viven cerca de arroyos, son encarcelados en en jaulas de 40x40x50 cm., por lo que su movimiento se reduce; apenas pueden darse la vuelta. El estrés del cautiverio les vuelve locos y suelen autolesionarse y comerse a sus crías. Finalmente, las hembras son manipuladas para ser más fecundas, con el resultado de que el 20% de las crías mueren. El tipo de muerte que utilizan para no dañar la piel de estos animales es

  • Retorcerles el cuello manualmente.
  • Asfixiarlos, encerrándolos en una caja e introduciendo monóxido de carbono. Esta es una muerte lenta que dura 30 minutos.
  • Inyectarles un narcótico directamente en el corazón (esperando acertar a la primera).


nota- en el video del que se ha recogido esta foto el animal está aún vivo y se ve perfectamente como agoniza

El zorro tiene un territorio de caza de 20 a 50 km, pero en una granja peletera sólo dispondrá de una jaula de malla metálica de 0'6 m. Estas condiciones tan contrarias a su naturaleza provocan tanto estrés en estos animales que muchos se niegan a comer, dan vueltas incesantes, e incluso, llegan a comerse el rabo hasta el hueso.


Existen tres técnicas para no dañar la piel:

- Se cuelga al zorro del cuello con un gancho. Se le introduce un electrodo en la boca y otro en el ano con una barra metálica que suele atravesar las paredes del intestino y después se le electrocuta.
- Se cuelga al zorro boca abajo y se le golpea la cabeza con un mazo.
- Se recurre a la larga agonía del monóxido de carbono.

El negocio peletero no sólo utiliza animales criados en granjas. También recurre a animales capturados mediante trampas en las cuales la presa suele intentar liberarse royendo y rasgando su miembro aprisionado.

 

Ningún animal se libra de tan cruel persecución en la que caen también otras especies como perros, gatos o ardillas que el trampero mata por considerarlos alimañas. Aunque el tratado de Washington/CITES prohíbe la importación de animales en extinción, pagando un buen precio, se consiguen abrigos hechos a base de estas pieles. Esta es la mafia de las trampas mantenida por la industria peletera.

El caso de las Focas:

Con frecuencia a las focas jóvenes se les mata en el hielo a golpes con palos de madera o con “hakapiks” (un palo con una punta de metal en un extremo). A las golpeadoras o focas más grandes también les disparan con un rifle, tanto en el hielo como en el agua.

Las focas recién nacidas de “piel blanca” (desde su nacimiento hasta que tienen cerca de 2 semanas) están protegidas, pero tan pronto como empiezan a perder su pelaje blanco pueden ser cazadas. La gran mayoría (el 98% en años recientes) de las focas que se matan en la cacería comercial en Canadá son crías que tienen entre 2 semanas y 3 meses de edad. Estas focas son conocidas como “golpeadoras”.


 

 



Fuentes: