viernes, 4 de enero de 2013

Tauromaquia

Las Cifras:
 
- Cada Español se gasta aproximadamente 40 euros al año en subvencionar la tauromaquia y los festejos públicos mediante sus impuestos y su contribución a hacienda.

- Cada año se maltratan 60.000 animales en nuestras fiestas. La Mayoría son toros
 

La Realidad:
 

Las Corridas De Toros

Superada la bandera histórico-cultural-tradicional en la defensa del "arte" de la tauromaquia, el segundo paso del mundo taurino ha sido la afirmación, sobre cualquier evidencia científica, de que el toro no sufre mientras lo lidian, para quitar la razón a quienes decimos que la lídia es el acto casi más sublime de crueldad humana hacia los animales por la carnicería física que supone, y el dolor atroz que sufre el animal. Su argumentación, científica también, se basa en las endorfinas, responsables de que el animal se quede como si nada cuando le ocurre esto:
 

-"Después de burlar al animal con el capote, el picador le clava en la espalda la puya, una lanza que destroza músculos (trapecio, romboideo, espinoso, semiespinoso, serratos, transversos del cuello, etc.).
 

- "Lesiona además vasos sanguíneos y nervios, abriéndole grandes boquetes, por donde luego pueden hundirse las banderillas, unos palos terminados en arpones de acero cortante y punzante, de 6 u 8 cm. de longitud.
 

- "Luego atraviesan al toro con una espada de 80 cm, que puede destrozarle el corazón, el hígado, los pulmones, la pleura, etc., según el lugar por el que penetre en el cuerpo del animal.
 

- "De hecho, cuando destroza la arteria aorta, el toro agoniza con enormes vómitos de sangre.
 

- "El animal, en un intento desesperado por sobrevivir, se resiste a caer, y por su gran memoria suele encaminarse hacia la puerta por la que entró (puerta de chiqueros), buscando la salida por la que huir de tanto maltrato y dolor. Pero entonces lo apuñalan en la nuca con el descabello, otra larga espada que termina en una cuchilla de 10 cm. con tope.
 

 

 


- "A pesar de estos terribles tormentos, el animal no suele morir, por su gran potencia física, pero finalmente cae al suelo. Entonces lo rematan con la puntilla, un cuchillo-puñal de 10 cm, con el que intentan seccionarle la médula espinal, a la altura de las vértebras atlas y axis.

- "El toro queda así paralizado, sin poder siquiera realizar movimientos con los músculos respiratorios, por lo que muere por asfixia.


El tema concreto de la muerte del toro en la plaza, desde el punto de vista estrictamente físico, no aparece descrito (y casi ni tratado) en los textos o informes sobre el tema. De hecho, los propios toreros al parecer tampoco saben nada al respecto, e incluso es una cuestión para esquivar. Buena parte de lo que se ha descrito en el apartado anterior está encaminado a garantizar al máximo el momento de matarlo, y nada es accidental o simplemente "estético".

Para matar al toro hay que entrar en su caja torácida por detrás, literalmente hay que "matarlo por la espalda", y romper uno de los grandes vasos que transportan su sangre, que es lo que le mantiene vivo. Para ello el pobre animal debe dar las facilidades necesarias, colocándose de forma que el estoque penetre por el único sitio posible y lo mate. La "faena" del torero consiste en hacer que se coloque así, ya que de otra forma el arma se clavaría en un hueso (lo que ellos llaman "pinchar").
 

 
 

El toro, debe estar con la cabeza baja (para ofrecer un blanco amplio y despejado) y las pezuñas delanteras juntas (para que las clavículas se separen lo más posible y el hueco de entrada sea grande). Para conseguir este resultado, el torero lo va "humillando" (enseñándole a bajar el hocico), ayudado por el propio cansancio del animal y las lesiones de la puya.



El objetivo son los vasos que entran y salen de los pulmones. Si se cercena la arteria, la agonía será másrápida, pero si es la vena, entonces el torero habrá conseguido una muerte lenta, llena de estertores, horrible y, para los aficionados, "poco estética". Indicar que los toreros diestros rara vez aciertan con la arteria aorta.

La perforación de un pulmón, cuando es una estocada lateral o inclinada lateralmente, provoca la muerte por desangramiento, y el toro suele sangrar por la boca de forma abundante.
 




La "suerte de varas", por su parte, es una brutalidad añadida: un cuerpo de varios cientos de kilos, que se desplaza a una velocidad cercana a los 40 km/h, y que es detenido de forma brusca por el "tope" que significa el caballo del picador. La energíade este choque se transmite al cráneo, a la columna cervical, al cerebro y a la médula. Esto sin mencionar la parte que le corresponde al caballo.
 

El destrozo que la puya le hace al toro puede calificarse de dramático. Estamos hablando de una hemorragia de varios litros de sangre acompañada de destrozos musculares y partes blandas del cuerpo.

"Sólo es explicable que el toro siga vivo y con bravura, por la síntesis de sustancias analgésicas (las llamadas endorfinas (1), o morfinas internas) que deben ir paralelas a la producción de una enorme cantidad de adrenalina que necesita para mantener su agresividad (2). La adrenalina producida por el toro es tan abundante, que cuando he manipulado sus restos, el olor a adrenalina en las manos me ha durado varios días." (Dr. Enrique Rubio)


1) Los datos aportados por el Dr. Illera en su estudio demuestran que el toro libera durante la lidia diez veces más betaendorfinas que un ser humano, una cantidad extraordinaria, que obviamente necesita para paliar un extraordinario sufrimiento, punto que otorga la razón con datos científicos a quienes afirmamos que es una crueldad.


(2) Como rechazo a un ataque que está sufriendo, puesto que ya antes ha verificado que es imposible escapar. La descarga de adrenalina que le mueve a embestir se produce ante una situación límite de sufrimiento y acoso, pero no ante una situación de normalidad. La conducta agresiva del toro de lidia con otros machos de su especie es exactamente la misma que en el resto del reino animal (incluyendo la especie humana).



Los Festejos más populares y más crueles:

1) El toro de la Vega.






3) Toros enmaromados.

También conocidos como toros ensogados. Las reses son sujetadas por la cabeza para atarles los cuernos. Luego son arrastrados por las calles.
Las sogas producen grandes traumatismos en la cepa del cuerno y profundos desgarros en los músculos del cuello.
Estos festejos son típicos en media España: Aragón, Navarra, La Rioja, Andalucía, Valencia y, sobre todo, en Castilla y León. El más famoso es el de Benavente, en Zamora, entre el 9 y el 14 de junio.

4) Toro de San Juan.




Tradiciones que han dejado de serlo

1) La cabra desde el campanario.


Los quintos del pueblo, en Zamora, pasaban a ser hombres montados a caballo y blandiendo una espada. Con ella tenían que descuartizar los gallos colgados en la plaza.
Desde el año 2000, el pueblo de Manganeses de la Polvorosa (Zamora) ya no arroja una cabra desde el campanario de su iglesia. Al menos de carne y hueso. Ahora lanzan una de cartón piedra. (Según noticias recibidas, se tira a la cabra ya muerta desde el campanario, si no hay sangre, no tiene “gracia” )

2) Los gallos de guarrate.
Se celebra entre el 23 y el 28 de junio en Coria (Cáceres). El toro es soltado por el recinto amurallado de la ciudad y, como si fuese una diana, se le lanzan soplillos (gruesos alfileres) que se clavan en su piel. Después se le dispara un tiro. Esta fiesta, que data del siglo XVI, está declarada bien de interés turístico.
Se celebra en noviembre en las calles de Medinaceli, en Soria.
Tradición del siglo XVI.


El toro es atado por los cuernos para inmovilizarlo y encajarle así en la cabeza unos artilugios metálicos con grandes bolas de material inflamable. Para los ecologistas, el animal sufre graves quemaduras y un gran estrés.

Los defensores de esta fiesta alegan en cambio que al astado se le da una crema de barro para que no sufra quemaduras y que se ha eliminado la tradición de matar al toro tras el encierro nocturno que realiza con sus cuernos envueltos en llamas.

Los ‘toros de fuego’ también son muy populares en Valencia, donde más de 140 municipios los incluyen en sus festejos.
En ellos se sacrifican unos 1.200 astados cada año.
Se celebra el segundo martes de septiembre en la localidad vallisoletana de Tordesillas. Es un tradición del siglo XV. El toro es perseguido en la vega del río Duero por lanceros a caballo que tienen que matarlo. Hasta hace unos años, el que lograba derribar al animal tenía derecho a cortarle los testículos, un final de fiesta que se ha eliminado.

2) El toro júbilo.

 
La Respuesta de los Estamentos Públicos:

La figura del Defensor del Pueblo, recogida por el art. 54 de la Constitución Española, indica que su función es la de defender los derechos fundamentales del ciudadano, "a cuyo efecto podrá supervisar la actividad de la Administración". La indiferencia de este cargo público hacia los ciudadanos que le han planteado la abolición de las corridas de toros, en tanto que acto de violencia gratuita (artístico o no) que nos envilece a todos, no es más que otro de los numerosos ejemplos de cual es la respuesta oficial permanente.
 


 

Pero hay cosas más graves socialmente que el posible insulto que recibimos desde los poderes públicos, hay cosas que nos afectan a todos, y no sólo en nuestra ética o en nuestra sensibilidad. Los poderes públicos, los elegidos por todos los ciudadanos para, entre otras cosas, recoger, gestionar y repartir el dinero de todos, lo entregan en forma de ayudas públicas al sector taurino.
 

Los ciudadanos, que aportamos al fondo común del país una parte de nuestro trabajo para que sea distribuido en beneficio de toda la sociedad, estamos sin saberlo donando también millones de euros, cada año, para que no se desplome el sector taurino, para que se sigan realizando corridas de toros, novilladas, encierros y otras fiestas tradicionales que implican la tortura y/o muerte de animales de distintas especies, principalmente el toro.

Y ese dinero no llega a la sanidad pública, ni a educación, ni a infraestructuras, ni a pensiones, ni a seguridad ciudadana, ni a vivienda social, ... Ese dinero, simplemente, llega al mundo taurino. También desde Europa
 

Fuentes: